Abismo @Soyabismo 31 marzo 11

26 Jul
http://blogs.bmj.com/bmj/2008/12/10/alex-jadad-on-defining-health/ 

Poeta cautivo busca pluma, papel, y letras para poder escapar.

Solo una vez se despierta. Lo demás es puro insomnio.

Ser la palabra que te hace falta, no la que te sobra.

Llevo atada tu sangre a la mía, tu sonrisa a mis ojos.

Llevo tus sueños en los míos, y hasta tus huellas las he imaginado.

Vida, de mí. Somos iguales, transcurrimos en el tiempo. Habitamos el mismo espacio. Lo distinto está en lo que vemos y sentimos. Fuera de todo lugar.

Contrario a lo que regularmente se piensa, aquello que no nos sucede es lo peor que nos puede pasar.

“Escritor muere; la tinta es culpable” dice el papel.

Se alejaba el herido envuelto en su propia sombra, iba sangrando por los ojos.

Todo es tan desconocido, que lo raro sería no tener miedo.

Abrí una puerta y me hallé escapando.

A veces, siempre, es a veces.

El monstruo viste de humano porque es lo que mejor le entalla.

Advertencia: No hay peligro.

Destapó la olla, y encontró hambre.

Vi en sus ojos la misma lágrima y sus cuerpos inundados.

http://con-fabula.blogspot.com/2012/04/lluvia.html?spref=tw 

Mis padres aún esperan a que yo por fin madure. Cuando me deje de causar gracia les diré que no soy una fruta.

Soy una especie de peligro en extinción.

La muerte es en realidad la consecuencia de un gran efecto dominó que se ve determinado por ese espacio al que llamamos vida.

Amanecemos, atardecemos y anochecemos; somos nosotros el día.

Llevar colgado el tiempo en la piel desde que nacemos, es lo que nos hace llegar a viejos con la piel totalmente arrugada.

Unos ojos llenos de tristeza, no por todo lo que han visto, sino por todo aquello que ya no se les permite ver.

Acabo de emprender una guerra contra mi propia existencia, y como en toda guerra creo que vamos a perder los dos.

Puedo crear y creer, y eso es lo mejor que no he hecho.

jueves, 22 de marzo de 2012

Mientras no lo hacía.

Se me va acabando la vida… entre cortos y momentos casi largos…
entre sueños y noches… entre desencantos y tragos…
sonámbulo de acciones infantiles… de citas con la muerte, de bailes con la desdicha…
y así voy dejando todo, lo que ahora, ya no es nada.
Se me va acabando la vida… dejando libros sin abrir, abandonando ilusiones…
olvidando mis pasos, sin saber ahora… hacia dónde quería ir.
Así me voy entregando a mis temores, a mis mentiras…
y ahí encuentro todo, aquello que yo frustré… eso que debió y nunca fue.
Y aquí estoy, finalizando mi vida… sin siquiera haber seguido mi destino… sin poder detenerme, sin querer hacerlo… y sin saber por qué.
Se me va acabando la vida…
se me va acabando la vida…
y aún yo sin nacer.

El olvido como único recuerdo.

—¿Cómo te llamas? —No lo recuerdo. —¿De dónde eres? —No lo sé. —¿A qué te dedicas? —Creo que a olvidar.

http://universosdebolsillo.tumblr.com/post/19639262249/el-olvido-como-unico-recuerdo 

Perder la guerra en diferentes camas. Plantar el olvido en otros ojos, y tener que alejarnos para verlo crecer. Mi lado gracioso siempre tropieza y cae. Y nadie te quiere como yo me quiero. Los muertos siguen susurrando al oído de quienes los mataron. El cielo llueve en la noche en un intento de que nadie lo vea llorar. Lleva el adiós en los labios, en las manos, en la mirada, en todo su cuerpo, se le nota en la espalda. Soy el muro donde el tiempo llora, también soy su paño de lágrimas. Soy el de ayer, el de hoy y el de mañana, pero nunca el de siempre. Los buenos saben que todo está mal, y dicen saberlo e intentan hacer algo bueno. Los malos también lo saben, pero lo disfrutan. Hubo una vez en la que ya no estábamos, y sigue sucediendo. La distancia nos consume para no morir de hambre. Lo cierto es que nadie extraña los días que pasan, sino lo que se va con ellos. Sé de un final infeliz que se suicidó antes del punto final A tu lluvia le hacen falta unos ojos, una ventana y un extraño que a lo lejos escriba que a tu lluvia le falta alguien. *El hombre di hielo en la acera se deshace Un vaso medio lleno de odio siempre está lleno.

El frío será el resultado del enojo de dos amores
o nacerá de un corazón marchito
aun con todas estas complicaciones me pregunto
¿cuán rápido puede volar el olvido? 
La muerte sabe que algunos la buscan, y se ríe.
Ir por el camino equivocado para ver quién viene por él.
Un arma con muchos labios.
Tropiezo siempre con la misma pregunta: ¿soy idiota?
Una realidad dividida en tres: la que anhelamos, la que vemos, y la que tocamos.
Vivo porque estoy de huida, no de paso.
Quisiera mentirte…
decir que no te quiero
mas las palabras no hablan
y el corazón incierto
miente de a poco a la razón.
Aquí intentando restablecer el desorden, de mi cama al menos.
Traigo bajo el traje puesta la carne, llevo en alguna parte el alma, y bajo la luna llevo los pies. Traigo bajo las pestañas los ojos, llevo en alguna parte un recuerdo, uno que va sobrepuesto, que se monta y corre detrás de cada añoranza.
Y se vuelve al intento de olvidar, porque no hay nada más que intentar.
      *Y se vuelve atento de olvidar,
Y así nos encontramos, a lo lejos, despidiendo lo que nunca hubo, lo que nunca será, haciendo del encuentro dos caminos.
Tengo muy mala memoria  y lo recuerdo porque la gente con la que debo
convivir siempre me recuerda que tengo mala memoria
Que el epitafio del suicida diga: una vez maté a alguien, ese alguien era yo.
Ya no me cabe el rostro en este silencio, necesito un espejo, un
maldito espejo y una máscara, una que esté vacía, de entredichos y
mentiras, una que me contenga, que me esconda de mí.
Necesito un maldito espejo, y nadie me lo entrega, necesito rasgarme
el alma, y guardar aquello, eso que del todo me lastima y perfora la
entrañas.
Necesito una máscara, una muy pequeña, una que me esconda de mí, y que
comparta mis miedos, una que se rompa cuando llore, una que destile
sangre en lugar de lágrimas.
Ya no me cabe el rostro en este silencio, necesito un espejo, un
maldito espejo y una máscara, que no se les olvide traerme la máscara,
una que se rompa cuando llore, una que deteste mirarse en el espejo.
La vi venir, por la ventana que da al recuerdo.
Solo hace el ridículo porque no tiene manos para otra cosa.
Una mentira que nos sostiene, una soga que nos ahorca.
Sí, aquí está el señor al que usted busca, llegó con una pena en cada brazo, y un pequeño cuchillo en el bolsillo izquierdo, ¿es su amigo?
No señor mío, solo es un viejo conocido, y tiene algo que me pertenece, y lo trae bajo los dos brazos, el cuchillo, eso me es ajeno.
Quién habla de amor, preguntó aquel hombre que no aguardaba nada, aquel que en su viaje escuchó un comentario, un pequeño murmullo, de alguien que hablaba desde la carne, como si hablara desde el corazón.

Quién habla de amor, volvió a replicar aquel hombre, ese que curioso hurgaba en lo que no comprendía, en lo que para él se volvía cada instante en deseo más que en la voluntad de volverse razón.
Quién habla de amor, preguntó por última vez aquel hombre, ese que no existe, ese que nunca habló, ese que también murmuraba, escondido, aquel que no era grito, sino una sigilosa argumentación.
Quién habla de amor, sino aquel que siente, que desde lejos ama a quien sin conocer la enamoró.
Quién habla de amor, sino las manos, esas que sin tocar su piel, le han escrito poemas de amor.
Quién habla de amor, sino sus ojos, esos que la ven sonreír aún cuando la tristeza lo ha sumergido en un inmenso dolor.
Quién habla de amor, sino el amor mismo, ese que siendo dueño de su cuerpo desnudo, de sus caricias, de sus palabras, ese amor que sabe que existe en la sonrisa, en el abrazo, en la mirada, ese que conlleva a la comprensión.
Quién hablaba de amor…
Sus ganas envuelven tus labios, te incendia.
Su pasión se incrusta en tus ojos, te inquieta.
Sus manos anclan tu alma, te posee.
Sus besos trascienden tu cuerpo, te conquista.
Tu piel se consume con la suya, se liberan.
Las sábanas sucumben, la habitación se expande, amanecen en el mundo del otro, sonríen. Y se anhela a la noche, porque es eterna. 
Esperanza de vida en oferta; sin garantía.
Personas que miran al mundo como a un gran muro de concreto, no ven más allá de lo que les es tangible.
La última vez que me tomaron en serio, estuve varios meses encerrado en un estómago. El cómo escapé, es otra historia.
Una vez estuve solo, y no se lo dije a nadie, ni a mí.
Uno intenta posponer cualquier desdicha. Y lo sigue intentando aún después del golpe.
Escribes y arden las manos, lees y arden los ojos. Las letras te queman las entrañas, y también la mente. Las letras son fuego, te consumen.
La distancia no ayuda a olvidar, así como tampoco evita enamorarse. La distancia de por medio entre personas se vuelve un vínculo.
*La distancia se volvió su vínculo común”
Guárdame para el final, para cuando te haga falta todo.
La persona, luego el ser. Se deforma el uso del conocimiento y la inteligencia, se juzga al que ignora. Un estandarte de la hipocresía.
Una huida que se vuelve viaje, un viaje que se vuelve estadía, una estadía se torna un lugar, ese lugar se hace persona. Una persona huye.
Este personaje no envejece, no lo sabe, no le preocupa. No duerme, no despierta, no lo necesita. No muere aunque quiera, y vive sin querer.
El árbol se aferra a la tierra porque sabe que le es todo. Las hojas, nosotros somos las hojas.
Escribir para que todos huyan. Una bomba de letras.
Estaban sus manos sujetas, a lo que estaba creando, era su vida lo que estaba escribiendo.
El espejo sabe lo que queremos ver, el reflejo sabe lo que no
El ser o estar es cuestión de la bifurcación del tiempo. Puedo estar y no ser. Y puedo ser, pero nunca estar.
No importa el lado de la cama en el que duerma, la ausencia la ocupa toda.
Cuando quien exige es la sangre, no la piel.
No tenerte es lo de menos, extrañarte lo demás.
Puedes desprenderte de mí, pero no de nuestra historia.
Y de una en una salen las letras al hablarlas, se juntan, se apalabran, se vuelven voz, se agigantan, reclaman su derecho a ser escuchadas.
De lugares se queda impregnado uno, del olor, de la apariencia, de aquellas vivencias ocultas. Una parte de uno también queda, siempre
Él la extraña a ella, pero ve innecesario decirle que la extraña. Ella lo extraña a él. Y el mundo se acaba en un silencio inconmensurable.
Se me están echando a perder la buenas intenciones por desuso.
—¿Usted cómo se llama? —Yo nunca me llamo, a mí me llaman.
—¿Qué día es hoy? —El de siempre.
Tenemos tanto que decirnos, y no dejamos de besarnos.
El monstruo no sabe cómo arrancarse su rostro humano. Es esclavo de otro monstruo.
Lo que no quiero ser, vive de mí.
El vacío tiene tu estatura, tu mirada, tus labios, tus manos, tu espalda. El vacío eras tú.
Detrás de esos recuerdos estamos nosotros, tratando de olvidarnos
Cuando se habla de uno mismo, siendo otra persona, ya no se habla de uno, sino de nadie.
Cría cuervos, y te enamorarás de sus alas.
Había detrás de sus ojos un escondite, uno muy pequeño, no cabíamos en aquel lugar, así que dejaba que ella se escondiera, yo buscaba.
No tengo la mirada perdida, la dejé sobre tus pechos.
Sus manos entumecidas no le permitían sujetarse de nada, quería levantarse, escapar, su despertar quedó impregnado de miedo. Una pesadilla.
Brota de tu mirada un mundo incomprendido. Y de la mía, uno que intenta comprenderlo.
Tener el suficiente dinero como para que la gente idiota crea que eres feliz. Y eso te dará risa, pero no felicidad.
El hombre habita dentro de su propia perspectiva, le teme a la de los demás.
Déjame el silencio que ya voy a cerrar la puerta, y llévate la luz, no tengo ganas de verme.
Cierro los ojos para ver qué escondo.
Llegué tarde al desencuentro, y terminamos encontrándonos, puntuales, como siempre evitamos hacerlo.
Usted se equivoca, le dije, soy un hipócrita, un mentiroso, y le estoy viendo la cara de imbécil mientras sonríe.
No acostumbro a cerrar los ojos y extrañarte desde adentro, pero es ahí donde los gritos no ensordecen y las lágrimas no ahogan.
Pensar distinto a lo que uno piensa, teniendo base en argumentos y experiencia, no se puede calificar como falta de inteligencia.
Busqué entre tus pertenencias, y estaba yo. Bien raro.
Busco trabajo. Doy recompensa.
De ti me quedo con las ganas, esas que siempre me dejaste y nunca viniste a reclamar.
Brincando cielos iba, como si huyera de alguien, o de algo, pero sonreía, y no miraba hacia atrás. No le importaba a dónde ir, sólo llegar.
Morderme la lengua, y no poder tragar ni mis propias palabras; es sangre, mi sangre, la que me amordaza.
No son recuerdos, es una ventana secreta, desde la cual sin que lo sepas puedo observarte.
Estábamos ahí, uno frente al otro, intimidándonos con la mirada; él, la persona que más temo, acompañada de mis miedos.
El laberinto era su cuerpo, su mirada, sus besos, sus caricias, y el deseo de dormir siempre a su lado.
Le puso punto final a la historia, a la de ambos. No mueren, emprenden historias distintas.
Una lágrima, contenedor de alegría o tristeza, un gota de sentimiento puro, de una verdad irrefutable; una lágrima simple, delata verdad.
Que es el presente, sino ese instante donde no piensas en nada, no estás triste, ni alegre, es tan fugaz, que nunca llega, tampoco se va.
¿A las cuántas lágrimas deja de doler el corazón?
Poder ver lo que se imagina, sin tener que cerrar los ojos, no debería considerarse locura.
No estoy roto por dentro, sólo ya no me queda nada que pueda romper
estaban ella, y sus ganas de ser comida de gusanos.
Es la mirada triste, de aquel reflejo que sin decirlo, se vuelve mío, es un grito perturbador que nunca se escucha. Soy yo.
Voy a estar a un lado de tu cama, por si necesitas perderte.

Cuento historias, sin haber vivido ninguna.

 Esta vez hablaré de aquel camino, ese que recorría al caminante.
Así se conocieron, ambos pasajeros sin destino, así llegaron a extrañar, sin poder olvidarse.
Uno que quiere tomar la ruta que lleva a ninguna parte, y que se encuentra con que está congestionada.
Léeme la mano con tu cuerpo.
Las sombras tienen el cuerpo oscuro, y sus lados iluminados.
Que mi epitafio diga: esta vez caí, y ya no supe levantarme.

Prófugo de mi locura.

 Se huye del silencio, de los miedos, de las mentiras, de los desengaños, de traiciones…
siempre huimos de aquello que más nos atrae…
de la vida, de las ilusiones, de los deseos, de nuestros más profundos sentimientos…
y corremos, tratamos de irnos lo más lejos.
Ocultarnos, pensar, imaginar, querer ser los únicos existentes…
morir, vivir, ser felices o estar tristes, así somos de indecisos…
ser perfectos, ser indiferentes, tener sentimientos o a veces no tenerlos…
llorar, reír, escuchar y en ocasiones no querer hacerlo…
es por eso que corremos, tratamos de irnos lo más lejos.
Deseos inescrupulosos. ver morir a otros, asesinarlos, pero en ocasiones dar la vida por ellos…
seducir, ser seducido, amar y en instantes querer forzar aquello, no ser amados…
uno casi nunca sabe lo que quiere…
encerrarnos, nunca salir de donde estamos…
escaparnos, ver la luz, sentir el viento…
llorar de alegría…
sonreír irónicamente…
ilusionarnos, fantasear con lo que no es nuestro.
Es linda la vida, es maravilloso ser humano…
Se huye del silencio, de los miedos, de las mentiras, de los desengaños, de traiciones…
y corremos, tratamos de irnos lo más lejos.
No comprendo a esa gente que relaciona el trabajar con el hecho de vivir.
No me tomes a mal, sólo tómame.
El humano sigue siendo el eufemismo del monstruo que somos.
{Hold/Pull} this thread as I walk away. As I walk away!
Watch me unravel, I’ll soon be naked.  Weezer: Undone — The Sweater Song
Uno que quiere partir, y en lugar de eso empieza a partirse.
El tiempo cuenta con una gran imaginación, pues vuela sin tener alas.
Qué es de su vida, le pregunto a la gente, con el único fin de saber, qué es de mi vida.
Flowers are the things we grow
Secrets are the things we know
Desde el fondo de mi corazón quiero decirles que me estoy ahogando en sangre. Fin del comunicado.
Usted es libre de elegir cómo quieren que le obliguen.
La persona que te quiere no te da un tiempo, te da distancia, para que llegues lejos.
Bastaría con que la gente deje de creerse loca y empiece a serlo, y con que la gente pseudo normal no huya por temor. Sí, con eso bastaría.
Usted me ignora, y yo lo ignoro. Es un juego de ignorantes.
En caso de falta de tiempo, rompa el reloj, destruya su oficina, incendie el edificio, y por último, cuando ya esté en su casa, suicídese.
memento mori remember you must die
infinitum nihil  Nothing is infinite
Bonaparte: Quarantine
Vaya y hágase la víctima, de un intento de asesinato.
—Pensé haber dejado claro que no quería volver a verte. —Lo sé, y por eso vine, para arrancarte los ojos.
¿No tiene una vida? Afuera hay muchas. Vaya y tome una.
ILUSIÓN: eso que mi mami rompía cada que decía que me iba a esperar con algo rico y al final me daba sopa. Ronald, 5 años.
Soy pensamientos, anhelos, frustraciones e ilusiones. Puede que sea un poco más que eso, pero siempre envuelto de carne.
She’s running all the time, she’s running blind.
VAn SHe – Kelly
Soy un montón de mentiras por decir.
*Tengo puntos suspensivos al final de mi mismo
Mi historia es cursi; en ella el personaje principal siempre termina solo, triste, con un dolor que lo agobia y sin alcohol a la mano.
Me gusta desangrarme sobre el papel, al menos sé que así no moriré del todo.
And she’s clinging to the nearest passer by,
She’s lost control.
And she gave away the secrets of her past
she expressed herself in many different ways,
Until she lost control again.
And walked upon the edge of no escape,
And laughed I’ve lost control.
I could live a little better with the myths and the lies,
When the darkness broke in, I just broke down and cried.
I could live a little in a wider line,
When the change is gone, when the urge is gone,
To lose control.

Joy Division – She’s Lost Control

As we fall into sequence
And we’re eating our young
Remain silent and still for modesty

Follow me into nowhere

Woven with the utmost care.

Have they cleansed you with chloride
and scrubbed behind the knees
Has your body been hollowed by the breeze

Crystal Castles – Celestica

Well somebody told me you had a boyfriend

Who looked like a girlfriend
That I had in February of last year
It’s not confidential, I’ve got potential.

Ready? Let’s roll onto something new
But heaven ain’t close in a place like this
Anything goes but don’t blink you might miss

The Killers – Somebody Told Me

We’re in a dream in the happy house
We’re all quite sane

This is the happy house-we’re happy here There’s room for you if you say “I do”
We’ve done no wrong with our blinkers on It’s safe and calm if you sing along

Siouxsie And The Banshees – Happy House

See you’ll never walk, only stagger

But you cannot safely say, that while I will be away, you will not consider sadly,
How you helped me to stray,

Interpol – PDA

Come ride with me
Through the veins of history
I’ll show you how god
Falls asleep on the job

Don’t waste your time
Or time will waste you

Muse – Knights Of Cydonia

Yo le hacía el amor, y ella me hacía su juguete. El arte de deshacer haciendo.

Hemos construido olvido, fue tan fácil confundirlo con amor.

Estaba solo, y empecé a hablar conmigo mismo. Ahora estamos solos, pero ya tengo con quien hablar.

4. Esta ciudad, ya no aguarda nada, ya pasó por ella la esperanza, en una bolsa vieja, en un ventisca llena de odio.

3. Vine a gritarte el desprecio en la cara, a murmurar mientras me hiero por dentro, que aún vivo por ti.

Vine, como si el silencio me hubiera llamado, como si el viento me trajera a tu lado. Vine, y no sé por qué vine, pero estoy en tus brazos.

Pienso muy rápido, pero tardo en decir las cosas, el tiempo en mí no es comprensible.

Un cuento por terminar.

El cuento triste, camina entre líneas, en solitario va avanzando.El cuento triste, ve comas y puntos a través de su andar, pero está decidido a que nada lo detenga.El cuento triste, siente que lo observan, pero no ve a nadie más allá de las letras.El cuento triste, no sabe por qué está triste; recorre todas las líneas, y no encuentra la respuesta.El cuento triste, está llorando, piensa en suicidarse.El cuento triste, ya no quiere llorar, quiere llegar al final, donde el personaje principal muere.El cuento triste, me mira, quiere saber cuándo me pienso morir.

Despertar me sabe a lo que yo no quiero, como vivir sin saber por qué se vive, aunque vivo con el fin de saber por qué vivir.
Erase, una palabra que lo borra todo.
No creo haber perdido la cordura, sólo pienso que amaneces cada día a un lado de mi cama para que te diga “te extrañé”.
Es sangre, es tristeza, es el corazón que en pedazos me va cortando desde adentro, estoy sufriendo.
La grandeza de un hombre se mide en lo que su mirada abarca, lo que sus manos construyen, y en lo significativo de sus palabras.
Son lágrimas en forma de palabras.
Un día el dinero del mundo va a tener que ser rojo, para que represente lo que es, el sacrificio de muchos por el interés de pocos
La miseria, una de las tantas creaciones del hombre, y una en la que no para de innovar.
Somos el recuento de una historia, no tan mía, ni tan suya, era más nuestra que de nadie
Él, ya no le escribe a ella, y ella, ya no extraña leerlo a él. Las letras, los extrañan a ambos, pero ellos, nunca lo van a saber.
*¿Por qué andas en busca de las sombras?
Hay gente sonriendo, creo que son felices. Yo también voy a sonreír, quiero que piensen como yo, y así nadie saldrá asustado.
Quien ocupa mi corazón, puede que no lo llene, como quien lo llena, puede que no lo ocupe. No es lo mismo.
No sé qué escribo, dijo la pluma. No te quejes, yo nunca sé qué escriben en mí, dijo el papel.
Lo que sabe de mí, es lo que sé de ella, en fin, ella se conoce, gracias a mí.
Un mar de dudas, como sábanas que te envuelven todo el día.
Estoy en busca de un trabajo, si lo ven me avisan.
Esta palabra no es olvido, es recuerdo.
Que al menos la persona que te hace pedazos la vida, te recoja y te eche a la basura, que haga las cosas bien.
Esta oscuridad no es mi tristeza, ni mi desilusión, soy yo, con los ojos abiertos, mirando directamente a mi rostro.
“Yo amo, tu amas, él ama, nosotros amamos, vosotros amáis, ellos aman. Ojalá no fuese conjugación sino realidad.” – Cantinflas.
Deja que este pedazo de mí grite todo lo que quiera, al final va a morir ahogado en su propio llanto.
La culpa no la tiene quien juega con uno, la culpa la tiene uno, que gusta de hacer de juguete.
El fuego juega contigo, y no tienes miedo a quemarte. Tú juegas conmigo, y no tienes miedo a que te olvide.
Uno no se puede considerar muy inteligente cuando escribe para vanagloriase de lo que sabe, y no para compartir un conocimiento.
Tápate los labios, se te ven las ganas de besarme.
Hagamos el caos, para destruirlo, y así obtener un caos absoluto.
El árbol que quería ser papel, una historia escrita con savia.
No me está mirando a los ojos, pero lee lo que escribo sobre ella, me lee el alma, y eso aun es más peligroso.
Mi cama es para dos, por eso duermo solo.
Rompe mis ojos, y mira en sus restos, lo que yo veía en ti,
Si mis sentimientos no me sirven para compartir mi alegría o mi tristeza con otras personas, ¿entonces para qué tengo sentimientos?
Estoy sospechando que somos de ninguna parte, y que nos encontramos en la nada por pura casualidad.
Érase una vez una vida, y así ha sido desde siempre.
Cargo una sonrisa que no es falsa, así me ve el mundo, así me veo, pero me siento triste, y así me leo.
Extraña, acompañame a conocerme, no a que me conozcas, a conocerme, después hablamos de lo que soy, y luego de lo que podemos ser.
Tomé conciencia, y ahora tengo la barriga llena de reproches.
Esa historia triste que aún no ha sido contada, está esperando en ese oscuro rincón, al que todos evitan ver.
La duda es el combustible de una mente que busca avanzar.
Deja tus huellas aquí junto a mí, así al menos podré saber, que hubo un día en el que sí estuviste…
*Se visten de maltrato para educar
Soy ese de siempre, el que mira con calma, saluda cordialmente, dice lo necesario, pero que siempre pone atención a lo que el resto dice.
El mismo que escribe con tristeza, para poder mantener un rostro alegre.
Precaución: sueño pesado
El camino de regreso a casa no es el más largo, son los recuerdos que guarda, lo que hace que uno vaya más lento
Somos lo que nadie ve, y a la misma vez, también somos lo que todos creen.
Nos vimos a los ojos sin encontrarnos, estábamos cada uno en la mirada del otro, y no nos dimos cuenta.
Mi vida es una historia que nunca se escribió. Por lo tanto no me extrañaría si nunca muero, porque en el papel nunca nací.
Es tan triste cuando el alma llora, no ver sus lágrimas, no poder ayudarle a secarlas. Es tan triste, cuando el dolor propio parece ajeno.
“Se gana y se pierde, se sube y se baja, se nace y se muere. Y si la historia es tan simple, ¿por qué te preocupas tanto?”. —Facundo Cabral.
Voy a dejar medio abiertos mis ojos, en caso de que el mundo quiera entrar a ver mis sueños.
Por donde voy dejo esparcidas mis palabras, para en cualquier momento poder encontrar qué decir.
De la cama a levantarse, hay tanta distancia, que la pereza se asusta, con sólo pensar en recorrerla.
Leo tanta piedra, seguro son letras duras.
Desde que tengo memoria, recuerdo. *Olvido.
La soledad es necesaria, logra que encontremos en nosotros, aquello que es desconocido para quienes creen conocerte.
Yo vine esta noche a conversar conmigo mismo, fuera de mi mente, a leerme, a comprenderme, a decirme que me equivoco o que tengo razón.
Ya ni ser diferente es algo distinto, hay muchos que dicen ser diferentes, ¿pero basta con decirlo? No siempre las repuestas son palabras
A veces ya ni con irse es suficiente, toca regresar por los restos que dejamos, porque uno no sabe cuando nos van a hacer falta.
Sentirse solo, no es tocarse, es conocer que se siente que ya nadie te toque.
Es necesario partir, a veces no por conocer otros rumbos, sino para saber a quién se extraña, y conocer quién lo extraña a uno.
Cuando uno es distintos personajes, no es el espejo el que no sabe a quién mostrar, es uno mismo que no sabe a quién quiere ver
El viaje más largo, nunca inicia, tampoco termina, el viaje más largo es saber esperar.
Por necesidad aprendí a hacer puertas y ventanas. No son para una casa, son para situaciones sin salida.
Romper los recuerdos y emprender un nuevo viaje.
Yo una vez fingí amor, sólo por complacerme.
—¿Me das un beso? —¿Lo quieres aquí o te lo doy para llevar?
Uno nunca escucha cuando llega la soledad, es porque siempre llega acompañada del silencio.
El miedo es una palabra, que busca infundir temor.
Un día de estos les voy a plagiar, y va a ser sin querer.
Deberían habernos enseñado a hacer el amor cuando estábamos en la escuela, así si uno lo hacía mal, nos lo mandaban a repetir.
Cada que mi papá me gritaba, yo tenía el superpoder de hacer lo que él decía.
Quise distanciarme de alguien, y me bastó con dejarle de hablar.
Días en que camino sin levantarme, despierto sin haber dormido, muero sin haber vivido, vivo sin soñar, y me río de mí, sin mofarme.
Oigan, no le digan a los que plagian que son unos plagiadores, no ven que la verdad duele
Lo que es para unos, no lo es para otros. Nadie puede decirse dueño de la razón, eso no avala el nivel intelectual, mas sí una corta visión.
Les envío buenas vibras, pero no me responsabilizo si les llegan malas, puede que en el viaje cambien de actitud.
Lagunas mentales llenas de alcohol. *En el intermedio un recuerdo alcoholizado
Dentro de la escala de Scoville, qué tan picantes se creen.
Estaba en el infierno, pero eso no evitaba que mire hacia arriba mientras imaginaba ver al cielo.
Aviones de papel hechos de poemas tristes, palabras que deseo que el viento se lleve, sin percibir la pesadumbre que llevan dentro.
La describí sin pensarla, y ahora, no era ella, pero me enamoré de nuevo.
En lugar de lagunas mentales, tengo islas paradisíacas.
Y eran mis labios, marionetas de los suyos.
Jugábamos a olvidar, y al final, sin notarlo, perdimos los dos.
El mundo despertó, y se sorprendió al vernos con vida.
Le dije a la vida que se haga a un lado, que yo nomás voy de paso.
Ustedes son muy pervertidos, ojalá nos conozcamos pronto en persona. En una orgía si no es molestia.
Tan falso, que lo único cierto, era su inexistencia.
Plantó huellas, con la esperanza de volver y encontrar un árbol lleno de indicios, que le recuerden todo lo que hizo en su vida.
Una vez intenté corromper al tiempo, pero no me aceptó el soborno.
Bájate de esa nube, puede que llueva.
Yo soy el dueño de tu corazón, aunque tu inquilino no lo sepa.
A veces olvido dónde dejé la razón, y es ahí cuando me descontrolo.
Soñar con los ojos abiertos y vivir con los ojos cerrados, es lo más peligroso que he hecho en mi vida.
Yo no sufro insomnio, estoy ahorrando sueño para mi vejez.
—Hablas de mí como si realmente me conocieras. —Soy tu conciencia, pendejo.
La vida, un lupanar, donde el peculio nos tapiza de una felicidad falsa.
Mi sombra, en su lóbrega existencia, puede que sea feliz, y yo sin saberlo.
Estuvo tan cerca de la muerte, que le dio un abrazo, un beso y le dijo adiós.
Transcurrió todo, a través del olvido, y cuando quisieron recordar, la historia finiquitó.
Mi palabra favorita de hoy es “nada”, así que mis planes de ahogarme quedan frustrados por este día.
—¿Me amas? —No. —¿Y si te entrego mi corazón? —Te mueres.
Mi silencio y yo, simplemente somos buenos amigos.
Una herida que no busca cicatrizar, que en el dolor es feliz. Y volvemos a la hoja parte de nosotros, ya no somos parte de ella.
Ser actores y escritores de una historia en común, de un conjunto de sonrisas, de lágrimas. La hoja es infinita.
Estaban ellas y mis memorias, dándose besos, abrazos, compartiendo momentos inventados.
De cuando el juego se volvió locura, y la locura se aferró a ser tomada en serio.
Y si es la soledad la que acude en busca de nuestra compañía; si es ella la que se aflige, la que llora, la que extraña, la que sufre.
Necesito ir hacia ningún lado, encontrar un camino que me lleve a ninguna parte, no quiero perderme, ni buscarme, no necesito encontrarme.
La mujer que me ame, deberá luchar contra el colesterol por un mayor espacio en mi corazón.
Nos depara lo incierto en la muerte, mas sus brazos siempre serán un amparo, para quienes la vida les fue indiferente.
Mordí mi lengua para probarme a mí mismo.
Estoy entre las pertenencias de la nada.
Llevas una palabra entre tus piernas por la que sería capaz de matar al viento.
“Tu inteligencia es talla S”
Claro, como sus otras 5 personalidades también duermen, al muy imbécil no le importó dejarme a oscuras.
Un día de estos me salgo de tu cabeza y a ver que haces con una menos de tus personalidades, estúpido.
Duermo con los ojos abiertos, quiero ver por dónde se me escapan los sueños.
Caminar hacia la nada, como punto de referencia de alguien que no existe, que cree ser algo, y que duda aún de eso.
No quiero perder el tiempo contigo, quiero que nos sentemos juntos a verlo pasar.
Lo siento, mis intenciones están algo sucias.
Uno que le abre las piernas buscando el amor, y pues que se encuentra con puros orgasmos
“Prefiero dormir solo en mi cama, a tener que perder el sueño por ella”. Se los regalo, nomás para que no digan que no los quiero.
(•͡_ •͡┌П┐
Este personaje va a ir a un río a intentar ahogarse, en caso de no regresar, es porque murió en el intento.
Me estoy tomando la vida a la ligera, es que estoy a dieta.
“Me estoy perdiendo de algo”. Y eso fue lo que dije antes de perderme.
Nuestra relación era tan graciosa, que fue una historia de humor más que de amor.
Mucha gente no me recomienda, supongo me consideran peligroso.
Me están forzando a ser feliz, y no es melancolía lo que me sale del alma, es nostalgia, es una sonrisa, es alegría.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

semioticaparatodos

Estudiando los significados sociales

Compañeros del Emprendimiento

Reflexiones sobre emprendimiento, innovación y competitividad

%d bloggers like this: