Nueva Ortografía De La Lengua Española

14 Mar

La Real Academia Española, en colaboración con las Academias de la Lengua de América y Filipinas (22 en total), ha publicado una nueva edición de la Ortografía española. De carácter panhispánico, “apenas hay en ella novedad de doctrina, pero se recoge, ordena y clarifica toda la que tenía dispersa la Academia en los últimos tiempos y se refuerza la atención a las variantes de uso americanas” (pág. XIII). El viejo lema fundacional “limpia, fija y da esplendor” debe leerse ahora como “unifica, limpia y fija”, pues la lengua española es un idioma universal que pertenece a más de cuatrocientos millones de hablantes. Los cambios propuestos por algunos espontáneos reformadores son de difícil aceptación, pues como ya dijo Nebrija “en aquello que es como ley consentida por todos es cosa dura hacer novedad”, aunque la Academia no renuncia a futuras modificaciones, siempre que surjan del consenso entre las veintidós corporaciones.

La Ortografía es el conjunto de normas que regulan la escritura de una lengua. De entre estas normas, vamos a reseñar las que con frecuencia olvidamos, los casos dudosos y aquellos que presentan alguna novedad.

–         El abecedario español tiene 29 letras. Los dígrafos ch y ll se ordenan en los diccionarios actuales (desde 1994) no como letras independientes, sino dentro de c y l, respectivamente (chicha después de cetro, pero antes quecianuropulla entre pulir y pulmón). (Pág. 2).

 

USO DE VARIAS LETRAS:

 

–         La conjunción y toma la forma e ante palabra que empiece por i (ciencia e historia), salvo si esa i forma diptongo (cobre y hierro).(P. 24).

–         Es recomendable la conservación del grupo ps- (psicología) en todos los casos, salvo seudo- (seudónimo). Igualmente, se recomienda conservar el grupo -pt- (séptimo, septiembre). (P. 26). Pero es preferible emplear la forma pos- frente a post- (posdata, posoperatorio). (P. 28).

–         La pronunciación de la x de México, Texas, Nebrixa… suena como j, nunca como ks. Por tanto, léase Méjico, Tejas, Nebrija… (p. 29).

 

USO DE MAYÚSCULAS:

 

–         El empleo de la mayúscula no exime de poner tilde cuando le corresponda (Ángeles, MARÍA). Las mayúsculas de chll son Ch (no *CH) y Ll (no *LL). (P. 31).

–         En los textos administrativos, las palabras CERTIFICA, EXPONE, SOLICITA se escriben con todas las letras mayúsculas. (P. 32).

–         Empieza por mayúscula la palabra que sigue a la fórmula de encabezamiento de una carta (Muy señor mío: Le agradeceré…). (P. 33). También escribiremos con mayúscula inicial el nombre de las disciplinas científicas: Biología, Lengua, Inglés, Electrónica… (p.37), así como las épocas o movimientos: la Antigüedad, el Romanticismo… (p.38).

–         En cambio, se recomienda escribir con minúscula los días de la semana y los meses: Hoy es martes 12 de octubre(p. 39).

ACENTUACIÓN:

–         Aunque algunos diptongos pueden articularse también como hiatos (por ejemplo, cruel puede pronunciarse cruel ocru-elin-clui-do e in-clu-i-do, etc.), a efectos de la acentuación gráfica se considerará siempre que se trata de diptongos (p. 43).

–         Dos vocales iguales seguidas forman hiato y llevará tilde sólo si le corresponde según las reglas generales: Rociito, no *Rociíto (p.45).

–         Todos los hiatos formados por vocal abierta átona y vocal cerrada tónica, o viceversa, llevan tilde. Así ocurre en: país, había, reír, oír, Raúl, fíe, río, dúo, prohíben, vehículo… (p. 46).

–         Los monosílabos no llevan tilde. A efectos ortográficos, se consideran monosílabas las palabras cuya única sílaba es un diptongo o triptongo, aunque la pronunciación parezca indicar hiato. Así ocurre en fie, hui, riais, guion… No obstante, se admite poner tilde a estas palabras si quien las pronuncia hace hiato y las considera bisílabas: fié, huí, riáis, guión… (pág. 46). Constituyen excepción a esta regla general los monosílabos que tienen tilde diacrítica: el/él, mi/mí… (por cierto, ti nunca lleva tilde).

–         Los demostrativos pueden llevar tilde cuando funcionan como pronombres. La acentuación solamente es obligatoria cuando exista riesgo de ambigüedad, como en la frase: Esta mañana vendrá/Ésta mañana vendrá (p. 49). La tilde de las palabras interrogativas y exclamativas sí es obligatoria: ¿Cuándo llegó? ¡Qué ejemplo! Le preguntó que quién lo había descubierto (p.50).

–         No es obligatorio poner tilde al adverbio solo, salvo cuando existe riesgo de ambigüedad: Iré solo este verano (‘sin compañía’) / Iré sólo este verano (‘solamente’). (P. 51).

–         Las formas verbales con pronombres enclíticos siguen las reglas generales de acentuación. Por tanto, no llevan tildecayose, pidiole, estate, acabose (como llanas terminadas en vocal); sí llevan mírame, dámelo (esdrújulas). (P. 52).

–         Las palabras latinas usadas en español seguirán las reglas generales: ítem, accésit, ómnibus, referéndum… Las palabras de otras lenguas, no adaptadas a la nuestra, se escribirán en cursiva o entre comillas y no se utilizará ningún acento que no exista en su idioma originario: “catering”, “parking”, “suite”, “baguette”, “soufflé”, “doping”, “jacuzzi”, “soirée”… Si estas voces se han incorporado a nuestra pronunciación y escritura, seguirán las reglas generales:guiñol, pizza, récord, sándwich, básquet, best-séller… (p. 53). (En Premio Nobel, Nobel debe escribirse sin tilde y pronunciarse como aguda).

PUNTUACIÓN:

–         Cuando el punto se combina con otros signos que también cierran períodos, como los paréntesis o las comillas, el punto es el que se coloca en último lugar (p. 57).

–         Debe evitarse separar el sujeto y el predicado mediante coma, salvo que medie un inciso entre ambos (p. 63).

–         Los puntos suspensivos (tres y solamente tres) que señalan enumeraciones abiertas o incompletas, tienen el mismo valor que la palabra etcétera. Debe evitarse escribir los dos juntos: *etc… , pues es redundancia innecesaria (p. 68).

–         Los signos de interrogación y de exclamación son dos en cada caso: uno de apertura y otro de cierre, y ambos son obligatorios en español, a diferencia de otras lenguas (p. 70).

–         En ocasiones se utilizan los paréntesis o la barra para evitar introducir una opción en el texto: Se necesita chico(a) para reparto. Fuera de anuncios, circulares o algunos textos de tipo técnico, se recomienda evitar este uso, especialmente en documentos personalizados (p. 73).

–         Los títulos de los libros suelen escribirse en letra cursiva en los textos impresos; en los textos manuscritos o mecanografiados es frecuente subrayarlos. Para citar títulos de artículos, poemas, cuadros… se emplean las comillas. Ejemplos: En la última sala se puede ver “El aguador de Sevilla” de Velázquez. Cela ha presentado su novela Madera de boj. (Pág. 80).

–         División de palabras al final de renglón:

–         Dos o más vocales seguidas no pueden separarse, ni en diptongo o triptongo (can-ción, averi-guáis), ni en hiato (tea-tro, ve-nía).

–         Se debe evitar dejar una letra sola al final de línea (ami-go, no *a-migo). (Pág. 88).

–         Es preferible no segmentar las palabras de otras lenguas al final de renglón (Washington), a no ser que se conozcan las reglas vigentes en los idiomas respectivos.

–         Las siglas, acrónimos y abreviaturas no pueden dividirse al final de renglón (ONU, UNICEF), salvo si se han incorporado al léxico general y, en consecuencia, se escriben con minúsculas (ra-dar, lá-ser). (P. 84).

–         Usos no lingüísticos del punto (p. 89):

–         No se escribe punto ni en los años (1999, no *1.999), ni en la numeración de páginas (pág. 1023), ni en los números de artículos, decretos o leyes (Real Decreto 1111/1998).

–         La norma internacional establece que se prescinda del punto para separar los millares, millones, etc. Se aconseja separar las cifras por grupos de tres: 28 441 656. Sí se acepta el punto para separar la parte entera de la decimal:3.1416, aunque en este caso se recomienda la coma: 3,1416.

–         Para separar las horas de los minutos puede utilizarse el punto o los dos puntos: 14.45 h o 14:45 h (obsérvese que la abreviatura de la palabra horas –h– no lleva ni punto ni -s, salvo que la abreviatura sea la última letra de la frase y pongamos punto final o punto y seguido: El autobús llega a las 8.25 h.).

–         En Matemáticas, el punto -colocado siempre a media altura- indica multiplicación y alterna con el símbolo tradicional en forma de aspa.

ABREVIATURAS (pp. 94-96):

–         Las abreviaturas tienden a escribirse con mayúscula o minúscula inicial de acuerdo con la escritura de las palabras que representan: S.M. (por Su Majestad), pág. (por página). Pero hay numerosas excepciones (así que mejor consultar el Apéndice 1 de este libro).

–         Por regla general, se escribe punto tras ellas: etc., pero también hay excepciones (no llevan punto los elementos químicos: H, O…, ni las unidades de medida: g, km… , ni los puntos cardinales: N, S…). En algunas, la barra oblicua sustituye al punto: L/, ch/, …

–         No pierde la tilde si la vocal acentuada aparece en la abreviatura: admón., pág., Cía., teléf., …

–         Las abreviaturas formadas por letras voladas llevan punto antes de dichas letras: D.ª, Sr.ª (o Sra.), M.ª, etc. (La volada puede subrayarse). Nunca lleva letra volada el número romano (II Congreso, no *IIº).

–         El plural de las abreviaturas formadas por una sola letra se puede expresar con la duplicación de la misma: ss.(siguientes), pp. (páginas), vv. (versos). Si tienen más de una letra, forman su plural añadiendo –s o –esvols.(volúmenes), Sras. Pero el plural de pta. no es *ptas., sino pts. Y el de Vd./Ud. es Vds./Uds. En letras voladas, la –sva volada: n.os

–         Los símbolos de los elementos químicos y de las unidades de medida son invariables: 2 C (dos carbonos), 25 km(no *kms).

Real Academia Española: Ortografía de la Lengua Española, Madrid, 1999, Espasa-Calpe.

NOTA: También se ha publicado el libro Ortografía de uso del español actual, de Leonardo Gómez Torrego, SM, 2000, más completo y con más casos dudosos resueltos que el de la propia Academia. Imprescindible.

http://www.juntadeandalucia.es/averroes/iestorredelosherberos/dpto/len/ortografia.htm
Advertisements

One Response to “Nueva Ortografía De La Lengua Española”

  1. Concatervate 09/08/2012 at 2:02 #

    1st December 2011, 12:27 AM#27

    duvija
    Senior Member

    Aclaremos. Hay miles de teorías sobre el uso del tuteo vs. el ‘ustedeo’. Disertaciones de doctorado a patadas. Y no, la frialdad no tiene nada que ver. Ni el respeto. Ni la edad. La solidaridad, sí, mucho más probable. Y aún así, nos quedamos conque tenemos una especie de lista en el marote, que indica a quién se le trata de Ud. y a quién de ‘vos’ (o de ‘tú’, en los países donde se usa). [Found in Wordreference]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

semioticaparatodos

Estudiando los significados sociales

Compañeros del Emprendimiento

Reflexiones sobre emprendimiento, innovación y competitividad

%d bloggers like this: