Las Nieves, el barrio panadero de Bogotá

22 Nov
El olor matinal salido de las panaderías despierta a los vecinos del barrio Las Nieves y anuncia que el pan nuestro de cada día ya está en la mesa familiar con su alegre oficio convocatorio. 
 

Los hornos no han parado de asar los deliciosos amasijos, desde que en 1542 la española Elvira de Gutiérrez preparó el primer pan de trigo en Santafé de Bogotá.

La tradición continúa intacta. Panaderías como El Cometa son un referente para cientos de bogotanos que a primeras horas de la mañana llegan en busca de compañía para la humeante taza de café o para el tradicional chocolate santafereño.

Un polaco la fundó en 1946. El negocio era un pequeño local de la calle 22 con 8a. El nombre del extranjero es todo un misterio. Solo se sabe que dormía con su familia al calor de los hornos importados y que fue el primero en hacer un pan tipo trenza en el país.

La historia de El Cometa la continuó la familia Katz. Llegaron en 1953 y no dudaron en comprar la panadería, pese a que no tenían conocimientos sobre el tema.

Tania Katz es la representante actual de esta noble tradición. Estudió piano y acordeón en Viena. Sus habilidades manuales le sirvieron para manejar con maestría la vieja registradora NCR de manivela que hoy en día se niega a dormir en el cuarto de San Alejo para siempre.

En diciembre es tradicional el pan de uvas, vino y queso crema. La gente hace largas filas para llevarse uno. Cuestan 20 mil pesos y los entregan aún calientes y envueltos en una bolsa de papel.

Los viernes el turno es para la colonia judía. Llegan con el encargo de comprar un pan trenza aliñado que sirve para adornar la mesa a la hora del shabat.

John, un habitante de la calle que tiene el pecho hinchado por alguna extraña enfermedad, es visitante diario de El Cometa. Se para en la entrada a la espera de un mendrugo de pan. Para caminar se apoya en un pedazo de palo que le llega a la cintura. Prefiere el centeno que el francés. “Detesto las migajas” confiesa.

¡Oh ‘gloria’ inmarcesible! Las Nieves no ha perdido su personalidad de barrio panadero y pastelero por excelencia, pese a que sus calles han sido invadidas en los últimos años por restaurantes chinos de medio pelo, almacenes de eléctricos y uno que otro concesionario de celulares.

Dentro del nuevo paisaje, un local se destaca. En Doña Panchita, ubicado en la esquina de la carrera 9a. con calle 21, todavía sus fieles clientes sostienen un pastel gloria con las dos manos a la espera de que el bocadillo se enfríe para darle el primer mordisco.

El piso del local es de tableta de color verde con amarillo. Los techos, altos y con cornisas. El dueño, barrigón y casi calvo.

Se llama Leonardo Morales. Vive orgulloso de los pasteles gloria que a las nueve de la mañana salen del horno. “Son los originales. Llevan bocadillo y cidra”, explica.

Cuenta que Francisco Mejía y su esposa Lucía fundaron el negocio hace más de 40 años. Leonardo aprendió a preparar los pasteles cuando era muy joven. “Vi como los hacían y me fui al horno de mi casa a probar suerte. Así empecé y ya llevo 35 años con el negocio”.

El vendedor de seguros Aristides Hernández es un fiel consumidor de los pasteles. “Usted me ve aquí todas las tardes sagradamente. Pese a los años, guardan el sabor de toda la vida”.

En la carrera 8a. con calle 20 la pastelería Belalcázar sigue con las puertas abiertas, y eso que para entrar se debe empujar una puerta de vidrio que tiene pegado un letrero que dice: ‘Bienvenidos’.

En 1942 una familia alemana la fundó y desde aquella época se prepara el ponque ideal que muchas parejas de novios prefieren para su matrimonio. Las tortas de queso y las galletas celofán con trufas son delicias que permanecen.

El caso del salón de onces Florida, que también hace parte del circuito panadero de Las Nieves, es la historia de uno de los pocos sitios donde la clientela se toma un chocolate, a las 11 de la mañana, acompañado con una generosa porción de queso y un pan francés que ocupa todo el plato. Antes de terminar la dosis, una señorita deja sobre la mesa un tiquete blanco con la cuenta por pagar. Así se mueve y se ha movido el negocio desde los tiempos de su fundador José Glanes.

5 las panaderías y pastelerías que funcionan entre las calles 20 y 23 con carreras 8a. y 9a. Se estima que en Bogotá existen 25 mil, según cálculos de Fenalco- Presidencia.

‘ ‘ Usted me ve aquí todas las tardes sagradamente. Pese a los años, guardan el sabor de toda la vida”. Aristides, admirador de los pasteles gloria de un local del centro

Publicación
eltiempo.com
Sección
Bogotá
Fecha de publicación
24 de agosto de 2008
Autor
FABIÁN FORERO BARÓN
REDACCIÓN BOGOTÁ  

               

                ❉ *.¸¸.**.¸¸.**.¸¸* *.¸¸.*.¸¸.**.¸¸.**.¸¸*

♏┊ . ┊ .*┊ .*┊ . .┊ . Visit the original post here ┊.┊  ┊ .*┊.┊ . ┊ .*┊┊ . ┊♐

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

semioticaparatodos

Estudiando los significados sociales

Compañeros del Emprendimiento

Reflexiones sobre emprendimiento, innovación y competitividad

%d bloggers like this: