Aguazul: entre los elefantes blancos y la sombra del paramilitarismo

22 Oct

¿Por qué es importante?

En este municipio no todos tienen claro quién es el actual alcalde. Por lo menos ocho personas han ocupado el despacho municipal en los últimos cuatro años, en reemplazo de los que recibieron apoyo de los paramilitares.

Los aguazuleños hablan de dinero, mucho dinero. No del que tienen en sus bolsillos o en sus cuentas bancarias, sino
de todo el que entra al municipio por regalías. Aguazul está ubicado en la cordillera oriental, en el piedemonte llanero. Un territorio privilegiado que concentra buena parte del petróleo de la región. Antes de que termine el 2011, el municipio recibirá 84.000 millones pesos por ese concepto. Después de Tauramena, es el que más recibe dinero por regalías en Casanare.

Un recorrido por el pueblo es suficiente para saber en qué terminaron muchas de las inversiones. Los ejemplos abundan.

En la construcción de la planta procesadora de yuca, que generaría cientos de empleos, se invirtieron 6.653 millones de pesos. Sin embargo, según un informe de la Contraloría del 2009, el proyecto no cuenta con agua potable ni con planta de tratamiento de aguas residuales. Hace falta otra inversión de cientos de millones para ponerla a funcionar. (Ver en ‘Elefantes blancos’, en este artículo).

Algo similar sucede con el patinódromo. La obra –que costó más de mil millones de pesos– hoy está en total abandono, también rodeada de maleza, con los baños destruidos y las conexiones de luz inservibles.

Incluso las obras que se ejecutaron adecuadamente no están exentas de polémica. Aguazul es famoso por su manga de coleo, considerada una de las mejores para esta práctica. Esta construcción, que tanto orgullo trajo para algunos, costó más de 10.000 millones de pesos, una cifra exagerada para muchos, si se tiene en cuenta además que se usa solo unas cuantas veces al año.

Esta obra fue construida durante la primera alcaldía de Mauricio Jiménez –conocido como el ‘Patón’– quien es aficionado al coleo. Jiménez, junto con el también exalcalde Leonel Torres, fue condenado por paramilitarismo, el flagelo que tanto ha azotado a este municipio.

Jiménez fue alcalde del 2001 al 2003 y elegido para un segundo periodo en el 2008. Pero no pudo ejercer este último mandato porque fue investigado y posteriormente condenado a 29 años de prisión por los delitos de concierto para delinquir y desaparición forzada (Vea ‘El pasado asusta’ y consulte en VerdadAbierta.com
Ex alcalde de Aguazul, Casanare, sentenciado a 29 años de cárcel).

En reemplazo del ‘Patón’, por lo menos siete personas han pasado por el despacho municipal en este período. Onmine Barrera, Humberto Alirio Martínez, Juan Manuel Naranjo, William Niño, Henry Vargas, Luis Eduardo Cala y Manuel Avella, actual mandatario, son algunos de los hombres que han pasado por el despacho municipal.

Por esa razón, muchos habitantes del pueblo no tienen claro quién es su alcalde hoy día. Y por esos mismos antecedentes la próxima elección es clave. Durante años, los aguazuleños han esperado a que llegue un gobernante que no dilapide las regalías y que esté libre de pactos con grupos al margen de la ley.

Aunque cinco candidatos se disputan esta elección, la contienda parece estar entre el de Cambio Radical, Fernando Camacho, y la de Afrovides, Alba Marina Sierra.

La gente en la calle habla todo el tiempo de Camacho y Sierra, y de lado y lado sus adeptos lanzan puyas y acusaciones. Al primero le cuestionan el hecho de que haya trabajado en la administración del hoy condenado por paramilitarismo Leonel Torres. “Fui nueve meses su secretario de asuntos internos y relaciones con la comunidad”, explicó a Semana el candidato, quien insiste en decir que se limitó a una relación de trabajo y jamás supo algo de nexos con grupos ilegales.

También lo acusan de ser cercano al ‘Patón’. “No le voy a decir que nunca he hablado con él, pero debo aclarar que durante su primer período como alcalde yo prácticamente no vivía en Aguazul”, dijo a Semana.

A Sierra, por su parte, le reprochan que sea la esposa de Carlos Ramírez, exalcalde de Aguazul condenado por los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros, interés ilícito en celebración de contratos y celebración de contratos sin cumplimiento de requisitos legales (Vea esta noticia en Prensa Libre Casanare). “Como él (Carlos Ramírez) no pudo lanzarse por sus líos con la justicia, puso a la esposa como candidata, como un ‘títere’”, dijo un habitante de Aguazul a Semana.

Hasta enero de este año se creía que el candidato sería el propio Ramírez, pero no resolvió sus líos legales y su esposa terminó en el partidor. “Yo asumí la responsabilidad de estar frente al proceso electoral por decisión propia. No hay nada raro en ser la esposa de alguien que fue alcalde y más tarde candidato”, afirmó Sierra, que a favor de su esposo dice que sus problemas judiciales se deben a temas administrativos y no de paramilitarismo.

“Ojalá entre los candidatos más fuertes no existiera ninguno con antecedentes que generan desconfianza. Pero la realidad es esa”, dijo a Semana Argemiro Pirabán, presidente de la Junta de Acción Municipal de la vereda La Esmeralda, de Aguazul. Él, al igual que la mayoría de habitantes del pueblo, ve el futuro con escepticismo.

Presencia del ELN, otro riesgo

Según un informe de la Defensoría del Pueblo, Aguazul también presenta alto riesgo electoral debido a la presencia de la columna ‘José David Suárez’ del ELN, que se podría manifestar en amenazas, ataques o atentados y constreñimiento a los votantes.

El defensor del pueblo en Casanare, Mauricio Mojica, sostiene que el riesgo por parte de acciones de grupos armados ilegales en Aguazul estaría concentrado en la parte alta del municipio. Afirma que Montecarlo, Milagros, Cupiagua y el corredor de Chameza podrían ser los sitios críticos de cara a las elecciones. El alcalde de Aguazul, Manuel Avella, asegura en cambio que “está garantizado que la jornada electoral del próximo 30 de octubre se desarrollará sin contratiempos”.

La amenaza de la trashumancia

En las elecciones del 2007 Casanare fue uno de los departamentos en los que hubo mayor porcentaje de inscripciones dejadas sin efecto por trashumancia por parte del Consejo Nacional Electoral (ver informe).

Según el informe, en este departamento fue dejado sin efecto el 68,88% de las inscripciones. Es decir que de las 38.307 personas que pretendían votar, 26.388 no lo pudieron hacer.

La situación en este año se podría repetir. Según un informe de La Silla Vacía, aunque los inscritos este año son menos que en los pasados comicios electorales, se presenta un  riesgo particularmente alto en las zonas cercanas a explotación de hidrocarburos.  En Aguazul, señala el informe, se inscribieron 3.428 personas, cuando el potencial de voto actual es de 21.485.

●▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬●

This is a reblog. Visit the original post

Here

●▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬●

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

semioticaparatodos

Estudiando los significados sociales

Compañeros del Emprendimiento

Reflexiones sobre emprendimiento, innovación y competitividad

%d bloggers like this: