Más que sumisas máquinas humanas

1 Oct

Sin fines de Lucro, Martha Nussbaum, Katz Editores, 199 pags.

Crítica de libros

Mauricio Sáenz reseña el libro Sin fines de lucro de Martha Nussbaum

Por: Mauricio Sáenz

¿Es relevante pensar en el producto interno bruto de la Grecia clásica? ¿Cómo serían los indicadores financieros de la cuna de la democracia? ¿Importa en algo qué tan productiva era su gente para considerar en su verdadera dimensión el ejemplo que ese pueblo, desde su remoto lugar en la historia, dio a la humanidad de los siglos por venir?

Absurdas como suenan esas preguntas, parecen adquirir un sentido al menos caricaturesco luego de leer la denuncia que hace Martha Nussbaum en Sin fines de lucro. Por qué la democracia necesita de las humanidades. En su nuevo libro, la filósofa norteamericana despliega sus profundos conocimientos en educación para hacer un auténtico manifiesto, un llamado a la acción contra el deterioro constante de la enseñanza humanística, causada por el énfasis creciente que los gobiernos, los establecimientos educativos y hasta los padres de familia le dan a una escueta educación técnica y científica destinada, por encima de cualquier otro objetivo, a producir dinero a corto plazo.

Nussbaum sostiene que un modelo educativo de esas características con el tiempo terminará sacando generaciones de sumisas máquinas humanas, eficientes y productivas pero sin criterio, y no a ciudadanos conscientes de su papel en la sociedad, capaces de pensar por sí mismos y de asumir una mirada crítica sobre los procesos de decisión que afectan sus vidas. En fin, que si esa tendencia sigue creciendo, lo que está en juego es, ni más ni menos, la supervivencia de la democracia.

Nussbaum contrasta el modelo educativo centrado en el ánimo de lucro, para el cual la literatura, la historia, la filosofía, las lenguas y las artes no son más que estorbos, con uno al que llama de “desarrollo humano”, un “modelo ético” en el que las humanidades juegan un papel crucial para enriquecer la preparación técnica o científica, a la que reconoce por supuesto su importancia. Para ello bebe de las fuentes de la pedagogía socrática, que impulsa a los estudiantes a pensar por sí mismos y se inspira en la obra de filósofos de la educación como el indio Rabindranath Tagore, el francés Jean-Jacques Rousseau, el suizo Johann Pestalozzi, el alemán Friedich Froebel y los norteamericanos Bronson Alcott, Horace Mann y John Dewey.

Todos ellos tienen en común, con distintos matices, que rechazan la educación consistente en insuflar en los alumnos un catálogo de conocimientos aprendidos de memoria sin crear en ellos la capacidad de analizar sus méritos, ni de distinguir los estereotipos resultantes de la ignorancia y la presión de sus pares, de la manipulación de regímenes autoritarios o de la presencia de tradiciones cuestionables.

En efecto, a lo largo del libro Nussbaum presenta las variadas formas por las cuales las humanidades, la historia y las artes han proporcionado a las democracias un espacio no solo de reflexión crítica, un espejo que permite plantearse sus valores y sus defectos; sino de empatía, pues “el estudio serio de las artes se convierte en un factor crucial para desarrollar la habilidad de ponerse en el lugar del otro, en orden a entenderlo más que a derrotarlo o dominarlo”. Una capacidad crucial para constituir lo que llama verdaderos “ciudadanos del mundo”, preparados para entender la propia nación como parte de un orden mundial complejo cuyos problemas y diferencias deben resolverse por medio del diálogo y no de la guerra, y comprender las culturas y los ámbitos extraños en un planeta más integrado que nunca.

El libro de Nussbaum dará mucho de que hablar, y no solo en el ámbito norteamericano, al que está inicialmente dirigido. Ojalá permeara en algo la institucionalidad de países como Colombia, que hace mucho entraron en la tendencia que critica. ¿O alguien le ha echado un vistazo a la conspicua ausencia de programas de humanidades en el sistema de becas para educación del Icetex?

●▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬●

This is a reblog. Visit the original post

Here

●▬▬▬▬▬ஜ۩۞۩ஜ▬▬▬▬▬▬▬●

Advertisements

2 Responses to “Más que sumisas máquinas humanas”

  1. Pedro Pacheco 02/10/2011 at 17:45 #

    Tenho de ler. Bom artigo.

    • concatervate 02/10/2011 at 22:30 #

      Agradecimentos por tomar o tempo para lê-lo. Tem um excelente semana.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

semioticaparatodos

Estudiando los significados sociales

Compañeros del Emprendimiento

Reflexiones sobre emprendimiento, innovación y competitividad

%d bloggers like this: